Lo que siempre supimos


Siempre lo supimos
Aunque lo ocultamos detrás de las estrellas
Aunque lo enmascaramos con becerros de oro
O de barro

Siempre estuvo frente a nuestras narices
Mucho más cerca que las cruces que colgamos en nuestros pechos
Siempre lo supimos
Todo estuvo bien claro ante nuestros ojos
Más tangible que el más divino de los tambores
Más sagrado que cualquier río
Siempre estuvo ahí la verdad
Mas nuestro que la mugre de nuestras uñas fue el secreto
Más sol que el sol
La pieza clave de todos nuestros altares
El aroma real de todos nuestros inciensos
Siempre supimos que no era Baal
Ni Mefistófeles
Que no era Obatalá
Que no era Yaveth ni Jehová
Ni el emperador rey sol
Ni Oggún
Ni el materialismo histórico, ni la dialéctica, ni la lucha de clases
Ni ningún ser barbado, clemente o iracundo
Ni Buda
Ni la universal armonía del universo
Ni Aladino
Ni su lámpara
Ni serpientes, elefantes o falos enormes o diminutos
O imagen hecha por manos
Siempre supimos que Dios
Era el hombre
Cada hombre,
Y nada más.


Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A la verdad mi amigo Alfonso Caraballo que es muy difícil comentar tu poema sin muchas paginas. Sin embargo diré algo.
    No se si tu eres una caja de sorpresa o un fresco letrado para aventurarte con mucho acierto a filosofar en versos.
    Te juro que al comenzar la lectura pensé que filosofaba, mas adelante estuve convencido de que hacia poesía y la final me vi obligado declamar tus versos a alta voz convencido de que hacia ambas cosas.
    Veo que recorrerá mucha distancias. En horas buenas. Éxito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario