A un pródigo



Oh! Hijo

Como duele verte desaparecer
Dentro de tu propia nariz
Buscando en el polvo blanco tan negros paraísos
Perdiendo lentamente tu forma humana
Tu mirada humana
Los tonos humanos de tu voz de niño.
Cómo simplificas los pliegues de tu corazón
Hasta hacerlo un pálpito huérfano
Un reptil insomne vomitando la noche
Quién guió tus pasos al primer pase
Quién llevó tus oídos tan lejos de la vara del pastor
Quién te indujo a buscar la luz en el reverso de la luna
Quién te selló a una bestia
Quién te dijo que la vida era una ola escapando del mar
Quién  puso tus días en un laberinto de humo
Qué pena
Que te hayas dejado convertir en zombi
Creyendo que eres superman.

7-4-2017
Alfonso Caraballo






Comentarios