Merengue sobre una yola a los dominicanos que se van

Se va, el dominicano se va Puliendo su mejores sueños En  nubes  recortadas por la ventanilla  de un avión





Se va, el dominicano se va
Puliendo su mejores sueños
En  nubes  recortadas por la ventanilla  de un avión


Se va,  dejando sus calles a medio talle
Sus diplomas  vacíos de esperanzas
Se va
A donde Barnaba Collins no descansa
Y la gente mira sin ojos
Y besa  sin labios
Y miente  sin palabras.

El dominicano se va de utopías que no nacen

De crucifijos abortados

De sus faldas angelicales

De sus ríos pedregosos

De sus minas de oro invisible

De sus grifos polvorientos

Se va  a otras islas

A prestarle sus sienes a otras utopías

Se va lejos, el dominicano

A empuñar otras caderas

A sembrar de nostalgias sus saleros

A  diluir su casa en la bruma eterna de los viajeros.


Se va el dominicano
  
a marchitar su sonrisa  tras un billete

A degastar sus huesos en las escarchas

A aprender a mirar como un tiburón

Se va,   mirando para abajo
Se va,  escupiendo maldiciones
Se va,  con el corazón rasgado
Se va,  con las manos agrietadas
Se va,  sin sílabas en el poema
Se va,   sin haber nacido
Se va,  ladrando como perro
Deshilanchándose en sus cavilaciones
Como Penélope tras la rueca
Como un israelita que retorna.

Se va, llevando su cuerpo  lejos
Dejando su corazón de tambora congelada
Entre cordilleras saqueadas por mil demonios
Dejando su himen y sus andrajos en un merengue
Soltando  sus quejas  como una chichigua en banda
Dejando sus caderas como un trompo sobre el Ozama
Se va,  llevándose a los que se quedan
Se va,  quedándose en lo que nos deja
Se va,  dejándonos historias de amor sin trompetas
Se  va,  sin su tango, sin su mambo,  sin su swing
Se va,  con yolas podridas y tiburones ateos y rosarios colgando de  ilusiones
Se va,  con caligrafías en las axilas
Se va,  con sus cantos entre sus ingles
con elementales  instrucciones de vuelo

Se va,  con sonrisas de pánico

Con mochilas repletas de ciclones.

Se va,  con salvavidas de arsénico

Se va,  porque no estuvo

Se va,  con pies de ciguapas

Se va,  para ser estatua

Se va, el dominicano, se va…

Se va…  sin saber que no hay regreso.

 
Alfonso Caraballo
17/04/02017








Related

Sonata Solitaria 7164835998229297042

Publicar un comentario

emo-but-icon

*

*

Alfonso Caraballo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Connect Us

Side Ads

item